933 73 63 60

Podología

PODOLOGÍA

¿Qué es la podología?

La podología es la ciencia sanitaria que tiene por objeto el estudio de las enfermedades y alteraciones que afectan al pie abarcando  el diagnóstico y tratamiento de estas mismas, mediante las técnicas terapéuticas propias de su disciplina.

Estudios de podología

Los estudios de podología fueron reglados como tales por primera vez en España mediante el Decreto 727/1962, de 29 de marzo, que establece la Especialidad de Podología para los Practicantes y Ayudantes Técnicos Sanitarios.

Posteriormente, mediante el Real Decreto 649/1988, de 24 de Junio, se transforman los estudios de Podología en primer ciclo universitario conducente al título de Diplomado Universitario en Podología. De esa forma se consigue encontrar dentro del campo sanitario un profesional dedicado únicamente e exclusivamente al tratamiento de les iones y enfermedades existentes a nivel de los pies: el Podólogo
Finalmente, el 23  de enero 2009 la Podologia, mediante el Real Decreto 1393/2007 consigue el máximo nivel de estudios universitarios con el Grado en Podologia con una duración de 4 años.

¿Qué es el podólogo?

El podólogo es profesional sanitario universitario (“al amparo del R.D. 414/1996 de 1 de marzo, que considera al podòlogo a todos los efectos como Facultativo Especialista”), que diagnostica y trata las diferentes afecciones, deformaciones y enfermedades de los pies, a través de tratamientos paliativos, ortopédicos, físicos, farmacológicos y quirúrgicos, propios de su especialidad(Ley 44/2003 de 21 de noviembre de ordenación de las profesiones sanitarias, articulo 7.2. d) .
Así mismo, puede actuar de forma autónoma o dentro de un entorno pluri o multidisciplinar, con una identidad bien definida.

En la ley 28/2009, de 30 de diciembre, de modificación de la ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios incorpora a los podólogos junto a médicos y odontólogos como profesionales sanitarios facultados para recetar, en el ámbito de sus competencias, medicamentos sujetos a prescripción médica

¿A través de qué campos el podólogo consigue la mayor y óptima cura del pie?

Son varios, entre ellos tenemos:

  • QUIROPODOLOGIA: área de la podología que incluye los tratamientos quiropodologicos no cruentos de los pies causados por transtornos sistémicos, tales como la diabetes, reumatológicos, vasculares, uñas encarnatas, callosidades, duricias, verrugas plantares, úlceras y curas especializadas para el complejo de la piel y la uña.
  • ORTOPODOLOGIA: concentra su atención en el tratamiento no quirúrgico de los trastornos biomecánicas de la extremidad inferior, cuando el movimiento y la función del pie y del tobillo están fuera del rango de los límites normales. Algunos problemas incluyen el dolor en el talón, deformidades congénitas, pies planos, valgos o cavos, lesiones deportivas, dedos en martillos, úlceras diabéticas, artritis y tendinitis.
  • BIOMECÁNICA: es el estudio de la marcha que muestra cual es el grado de armonía de todo el aparato locomotor y las alteraciones que puedan presentar los pies en su deambulación.
  • PODOLOGÍA GERIÀTRICA: El paso de tiempo y las agresiones no corregidas hacen que los pies de la gente mayor requieran una adecuada atención para mantener una buena movilidad. Los pacientes mayores requieren valoración periódica y curas podológicas continuas debido a las complicaciones relacionadas con los trastornos crónicos tales como artritis, diabetes mellitus, trastornos vasculares periféricos. Estas complicaciones pueden afectar a la calidad de vida y la independencia debido al dolor, posibles infecciones y movilidad reducida.
  • PODOLOGÍA PEDIÁTRICA: Los podólogos proporcionan el diagnóstico y tratamiento a los problemas de los pies de los niños, tales como el pie plano, trastornos congénitos o hereditarios o lesiones traumáticas. Si se identifican adecuadamente a una edad temprana, estos problemas se pueden corregir con prontitud.
  • PODOLOGÍA DEPORTIVA: Los Podólogos utilizan una variedad de procedimientos para prevenir y/o tratar lesiones a los atletas y aficionados para ayudar a optimizar el ejercicio mientras se minimizan las lesiones.
  • PODOLOGÍA FÍSICA: La terapia incluye ultrasonidos, estimulación eléctrica o terapias de ejercicios tales como ejercicios isocinéticos diseñados para reducir el dolor y la inflamación relacionada con los problemas biomecánicos.
  • CIRUGÍA PODOLOGICA: La Podología ha desarrollado técnicas específicas y precisas para solventar muchos de los problemas de los pies. Cada caso merece ser estudiado individualmente y buscar la mejor solución.

¿Cuáles son las alteraciones dérmicas más comunes que afectan a los pies?

HELOMAS/CALLOS o
Zona de la piel en la que se produce una acumulación de queratina correspondiente a la compactación de células muertas inertes de la epidermis en respuesta a un estímulo que puede ser, generalmente, el roce, la presión o la fricción excesiva. Poseen una coloración oscura y los bordes bien definidos, generándose desde las capas profundas de la piel.

Causas: Se pueden producir por un calzado inadecuado, que no tenga la capacidad interna necesaria que el pie necesita, o fabricado en materiales demasiado rígidos, que no cumplen las características correctas de flexibilidad. También se pueden formar la alteración biomecánica del pie, que puede conducir a la aparición de zonas de hiperpresión.

Aunque pueden considerarse un problema leve, este aumento de queratina puede causar fuertes dolores y cojera, dependiendo de la profundidad de la lesión hasta el punto de romper la continuidad de la piel y provocar úlceras en el pie.

Existen varios tipos de helomas según su ubicación o por su consistencia.

Tratamiento: Para tratar los helomas, se procede a realizar una quiropodia, que consiste en eliminar el exceso de piel muerta acumulada en un punto concreto a través de una acción mecánica. Este tratamiento es completamente indoloro, pues se trata de eliminar tejido inerte. El tratamiento quiropodológico es importante, pero no suficiente, ya que el problema volverá a surgir y no trata la causa del problema. Para ello a veces es conveniente realizar un estudio biomecánico de la marcha para ver el origen de esta marcha alterada que provoca este aumento de presión, y como consecuencia el heloma y poderlo corregir o mitigar a través de un suporte plantar o ortesis de silicon

ONICOGRIFOSIS/UÑAS ENGROSADAS

Es el aumento de grosor de las uñas y éstas se acaban curvando en espiral Aunque es más frecuentemente en las uñas de los pies, afecta sobre todo a los grandes dedos de los pies o las manos.
Suele ocurrir más frecuentemente a personas ancianas, aunque también puede afectar a los jóvenes. Del mismo modo, puede afectar una o varias uñas, hipertrofiándose, alrgandose y curvándose.
Suele ser debido a un calzado demasiado estrecho o inadecuado, micro-traumatismos de repetición, enfermedades dermatológicas (onicomicosis),  heloma subungueal, psoriasis, artrosis y enfermedades vasculares periféricas
Se tratan a través de medios mecánicos para el remodelado de la uña afectada, y como último recurso, si fuera preciso, la intervención quirúrgica sobre la matriz ungueal.

ONICOCRIPTOSIS/UÑA ENCARNATA

Alteración dérmica que se produce cuando el borde de la uña (espícula) penetra en la piel del dedo provocando dolor, enrojecimiento e inflamación ya que actúa como  un cuerpo extraño. Esta patología afecta comúnmente al dedo gordo del pie, pero se puede presentar en cualquier dedo.

Las causas más comunes suelen ser la morfología de la uña (uña en voluta o abarquillada), un dedo gordo demasiado largo o en valgo (existe una compresión en su borde lateral por el calzado), una estructura inadecuada del calzado (muy corto y demasiado puntiagudo), la hiperhidrosis, o el abuso de agua caliente que desvitalizan la piel del surco, la exuberancia del rodete periungueal que presiona sobre el borde lateral de la uña, patologías del pie que alteran la dinámica y alineación de los dedos, traumatismos sobre la uña que provocan ruptura de la lámina ungueal, con su subsecuente distorsión, y infecciones, como por ejemplo la onicomicosis, (infección de la uña por hongos) y por un mal corte ungueal (la más frecuente).

Estas causas juntas o separadas coadyuvan en la producción de la onicocriptosis, pero ellas de por sí no pueden ocasionarla, solo cuando por algún motivo se genera la espícula que es la causa original y protagonista del proceso. Algunas veces, cuando la uña esta frágil y quebradiza se ve forzada por la presión del zapato y se rompe espontáneamente provocando la onicocriptosis (no es lo más frecuente).

Cuando una persona, por las causas antes descritas, siente molestia en el piel que rodea el dedo, trata de aliviarse cortando el angulo de la uña, de tal manera que deja un vértice agudo en el borde lateral (espícula). Si el surco es lo suficiente resistente y el calzado no incide demasiado, puede ser que el angulo salga hasta el borde sin complicaciones.

Si no consigue salir la uña del borde de la piel, en algunos días el dolor se agudizará, y se intentará cortar más uñas, pero la inflamación del dedo no permitirá hacerlo correctamente quedando un trozo de uñas incrustado en la piel provocando con el tiempo un foco de infección en dicho punto. Cuando dicho proceso inflamatorio se prolonga se suele formar un Granuloma piogénico (tumor benigno inflamatorio que va creciendo y complicando el cuadro  formado por un tejido esponjosos, muy vascularizado, exudativo y muy doloroso que puede llegar a cubrir la lamina ungueal.
El tratamiento, depende de la etapa en que se detecta el problema, en su etapa inicial, se corrige cortando adecuadamente la uña extrayendo la espícula incrustada en la piel lesionada y tratamiento farmacológico tópico con un posterior control del crecimiento de la uña hasta lograr hacer un corte profiláctico adecuado.

Del mismo modo, es conveniente realizar un análisis del mecanismo que provoco el problema para evitar recidivas.

Cuando la patología se encuentra en un estado avanzado en que ya hay presencia de granuloma, y un proceso infeccioso severo, se ha retirar la espicula e intentar controlar la inflamación e infección con tratamiento antibiótico tópico y oral. Si eso no fuera posible se ha de realizar un procedimiento quirúrgico, bajo anestesia local mínima de tipo troncular, orientada a eliminar el segmento de uña comprometido, exéresis completa del granuloma y plastía del surco ungueal, incluso en algunos casos rebeldes y crónicos se plantea la posibilidad de un tallado de matriz, que consiste en eliminar un pequeño segmento de la matriz ungueal en los bordes laterales para estrechar la superficie de la uña evitando que vuelva a encarnarse.

Por tanto el control periódico del crecimiento de la uña realizado por un podólogo calificado es muy importante para evitar recidivas, tenemos que tener en cuenta que la uña al crecer puede ver entorpecido su paso por tejidos cicatrizales, o pequeñas hiperqueratosis que pueden provocar nueva inflamación, por lo que el tratamiento debe ser mantenido hasta que la uña llegue a su posición perfecta.

Marques de Monistrol, 5

Sant Joan Despí (Barcelona)

+34 933 73 63 60

info@novaclinics.cat

C/ de Ferrer i Vidal, 8

Vilanova i la Geltrú (Barcelona)

+34 938 15 13 25

info@novabucal.es

Información

Síguenos